Corrientes se rebela y no acatará el decreto presidencial que prohíbe las reuniones sociales y familiares

Compartí esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email


Las autoridades locales argumentaron que la regla para la pandemia de coronavirus deja de lado algunas excepciones en las que la provincia entraría.

Este domingo el gobierno anunció oficialmente la extensión de la cuarentena impuesta por la pandemia de coronavirus hasta el 16 de agosto, y el decreto ordenó que se prohíban las reuniones sociales y familiares en toda la Argentina. Pero en Corrientes se rebelaron y anunciaron que no cumplirían con esta última medida.

Según el diario local El Litoral, el secretario general de la provincia, Carlos Vignolo, confirmó que “no hay razones para que Corrientes cambie.

Con estas palabras, dejó claro que la provincia no cumplirá con el decreto del presidente Alberto Fernández que prohíbe las reuniones sociales. “Estamos bien, estamos en una buena situación de salud, sin circulación viral en la comunidad, por lo que no hay razón para suspender las reuniones sociales y familiares”, dijo Vignolo en un discurso radial.

Según el funcionario, la interpretación del decreto de necesidad y urgencia firmado por Fernández el domingo permite a la provincia mantener su estatus actual sin cambios. “La misma norma nacional deja de lado algunas excepciones, entre las cuales Corrientes justifica la decisión de no prohibir las reuniones sociales”, continuó.

Sin embargo, dejó claro que “las fiestas nunca se permitían. “Sólo reuniones familiares, con amigos y hasta un máximo de 10 personas. No podemos relajarnos. Tenemos que controlarnos”, concluyó Vignolo.

Según la normativa sanitaria de Corrientes, las reuniones sociales o familiares están permitidas de jueves a domingo y sólo hasta la 1 de la madrugada.


Compartí esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email