Lo perdieron todo

Compartí esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El miércoles en horas de la madrugada un incendio se produjo en la vivienda de la familia Berguñán y las llamas consumieron todo lo que tenían. El hogar se encuentra en Boulevard Sanguinetti al lado de la Sede San Gabriel.

Tan rápido se propagó el fuego que no pudieron salvar nada. Afortunadamente no sufrieron lesiones.

El miércoles a las 4.15 de la madrugada aproximadamente Marcelo se despertó por los gritos desesperados de su hija de 12 años. Cuando ingresó a la pieza se encontró con una escena tremenda las llamas empezaban a propagarse por la pieza de ella. “Nosé como hice la agarré a ella y la saqué, volví a meterme y con mi esposa sacamos al nene que dormía con nosotros que tiene discapacidad, mientras el fuego se propagaba por toda la casa. La nena más grande que estaba en su pieza, un poco más adelante en la casa, salió en ese momento. De la desesperación que tenía me olvidé el celular adentro mientras el fuego avanzaba por toda la casa. Empecé a los gritos en la calle y un vecino llamó a los Bomberos. Vinieron muy rápido en ocho minutos estaban acá y apagaron el fuego, pero en ese momento como tenemos techo de madera el fuego avanzó por toda la casa y consumió todo lo que teníamos, camas, heladeras, ropa, muebles, todo. No nos quedó nada. Se salvó la pieza de la más grande porque cerró la puerta. Afortunadamente no nos pasó nada. Estamos bien pero sin nada” relató a Nuevo Mundo Digital Marcelo Berguñán propietario de la vivienda.

El fuego se propagó por el machimbre, cubriendo de manera inmediata toda la vivienda.

“El fuego empezó en el ventilador, un cortocircuito. Llegué a cortar la luz y a sacar como pude dos tubos de gas de 45 que todavía nosé como hice de la desesperación” contó Marcelo.

Todas las habitaciones de las viviendas fueron afectadas.

Desde la Municipalidad, ayer jueves, enviaron trabajadores quienes estaban trabajando en la conexión eléctrica de la vivienda. Si bien la familia Berguñán no está haciendo solicitando donaciones, las imágenes de los estragos de las llamas son desvastadoras y todo aquel que pueda colaborar con lo mínimo lo puede acercar al domicilio de Boulevard Sanguinetti, lindante a la Sede San Gabriel.

Desde el municipio enviaron personal para empezar a trabajar.
Compartí esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *