Lesa Humanidad: condenaron a 13 años a Marino González por el robo de bebés

El Tribunal Oral Federal de Paraná condenó a Marino González por el robo de bebés durante la última dictadura cívico-militar. La condena fue a 13 años de prisión y se le suma a la anterior condena en el juicio que investigó a los responsables del genocidio comandado desde Rosario. 

González había sido absuelto en la causa conocida como Hospital Militar en donde se investigó lo ocurrido con Raquel Negro, militante desaparecida por la patota de Pascual Guerrieri y Marino González. Fue la Corte Suprema la que hizo lugar a las apelaciones de Fiscalía y querella al revertir el fallo absolutorio y ordenar la realización de un nuevo juicio. 

Raquel Negro estaba embarazada durante su secuestro en Rosario pero la trajeron a Paraná para que el parto se realice en el Hospital Militar de Paraná. Nacieron sus dos hijos mellizos y nunca más los volvió a ver. 

Posteriormente, gracias a las investigaciones y el trabajo de los organismos de Derechos Humanos se pudo reconstruir el derrotero de Sabrina Gullino, hija de Raquel Negro y Tulio Valenzuela, que fue abandonada por los militares en un convento de Rosario. Sin embargo, no se conoce aún cuál fue el paradero de su hermano mellizo varón. 

Recordemos que los dos bebés estuvieron unos días alojados en el Instituto Privado de Pediatría (IPP) de Paraná, con ingresos consignados en días diferentes. Por este motivo, los socios del IPP fueron también condenados. 

El fiscal José Candioti -que solicitó la pena que le otorgó el Tribunal este martes- interpeló a González en su alegato para que brinde datos respecto a cuál fue el destino del bebé varón que se le sustrajo del vientre a Raquel Negro. Lo mismo hicieron las querellas a cargo de Sofía Uranga y Marcelo Boeykens. Sin embargo, González mantuvo el pacto de silencio en sus últimas palabras. 

El Tribunal ordenó que se haga un examen médico para conocer si es razonable o no que González continúe bajo arresto domiciliario. El fallo completo se conocerá el martes que viene. 

FUENTE : ANÁLISIS DIGITAL