Ley de Humedales: los puntos más importantes

El objetivo de la Ley de Humedales es regular sus usos y penalizar actividades que dañen el recurso. El 21% del territorio argentino está formado por humedales

El proyecto de Ley de Humedales, que retomó su debate este jueves en la Cámara de Diputados de la Nación, y cuyo dictamen había perdido estado parlamentario en diciembre pasado, fue presentado nuevamente por diputados nacionales y organizaciones ambientales, sociales y científicas con el objetivo de regular sus usos y penalizar actividades que los dañen.

Se trata consensuar textos con el dictamen caído que fuera producto de mucho debate en audiencias públicas, por parte de cientos de organizaciones, científicos y empresarios que aportaron sus ideas para construir una norma de protección de humedales.

Los humedales representan el 21% del territorio nacional, la norma protectora de ese recurso es reclamada por distintas organizaciones de la sociedad civil, entre ellas Greenpeace, Amnistía Internacional, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Eco House, entre otras. Argentina, además, presenta 23 sitios Ramsar, es decir, aquellos humedales que se consideran de importancia internacional en el marco de la Convención sobre los Humedales. Estos sitios abarcan una superficie total de 5.687.651 hectáreas.

Los humedales son esenciales para el desarrollo de la vida ya que brinda múltiples funciones ecosistémicas para el buen desarrollo de la vida en la tierra, no solamente la humana sino también de las demás especies. Entre esas funciones, filtran el agua y limpian el aire. También retienen nutrientes contaminantes, crecidas, evitan inundaciones y le brindan hábitat y alimento a muchísimas especies que encuentran ahí refugio. Es el principal aliado a la hora de poder combatir el cambio climático y mitigar sus consecuencias. En este sentido, los humedales almacenan dióxido de carbono (CO2) y de esta forma no se libera a la atmósfera.

Los detalles del proyecto

Grosso detalló que el proyecto de consenso «define a los humedales y se propone un inventario” de ellos. “Cada provincia tiene que decir dónde están los humedales en función de distintas escalas, regiones, paisajes y, a partir de eso, establece los presupuestos mínimos de protección, preservación y uso racional”, explicó, y añadió que la norma serviría en tanto “herramienta para prevenir» los incendios.

En caso de sancionarse la ley, las provincias tendrán la facultad de «habilitar o no las actividades económicas, turísticas, sobre esos humedales en función de esos presupuestos mínimos de protección», detalló.

El texto del proyecto de Ley de Humedales recibió dictamen en noviembre pasado en la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de la Cámara de Diputados -presidida hasta diciembre por Leonardo Grosso-, había logrado consensuar un texto basado en una decena de iniciativas.

  • Entre sus funciones más importantes se encuentra la incorporación de los humedales al ordenamiento ambiental territorial. Para ello se crea un inventario de humedales que consiste en un mapa que daría cuenta de dónde están los humedales en Argentina, qué características tienen y qué función cumplen en cada lugar.
  • Regula las actividades que pueden llevarse a cabo dentro de los territorios de humedales, qué actividades productivas pueden realizarse y de qué modos, teniendo en cuenta que son ecosistemas vitales para la reproducción de la vida y que por eso necesitan protección especial.
  • Penaliza los incendios intencionales en estos territorios
  • Regula la aplicación de sustancias contaminantes, productos químicos o residuos de cualquier origen, fumigaciones incluidas.
  • Establece que “todo proyecto de aprovechamiento y uso de los humedales deberá reconocer y respetar los derechos de los pueblos originarios, incluyendo la consulta y el consentimiento libre, previo e informado, conforme al Convenio 169 de OIT.

Antecedentes

La ley de humedales es una demanda que lleva más de 10 años en la Argentina, sostenida centralmente por organizaciones ambientalistas presentada ya en tres oportunidades pero que hasta el momento no pudo llegar a ser sancionada.

Desde 2020 se presentaron 13 proyectos pero ninguno llegó al recinto para ser votado debido a los fuerte intereses empresariales que se ven tocados por la requerida regulación.

Actualmente, en el Congreso hay al menos 10 proyectos de ley de humedales con estado parlamentario. En el Senado hay dos: uno de ellos presentado por el senador del bloque Frente de Todos por la provincia de Chaco, José Antonio Rodas; y otro impulsado por José Torello, del PRO. En tanto, en la Cámara de Diputades hay ocho proyectos. Entre ellos se encuentran los presentados por Grosso; la diputada del bloque Identidad Bonaerense, Graciela Camaño; el diputado del bloque Socialista por Santa Fe, Enrique Estévez; el diputado del Frente de Todos por La Pampa, Hernán Pérez Araujo; y la diputada del la Unión Cívica Radical por Entre Ríos, Gabriela Lena.

La Sociedad Rural Argentina, el sector del campo más concentrado, es el que más se resiste a la Ley de Humedales con el falso argumento de que se prohibirá la actividad económica sobre los humedales: «Esta ley no es una ley contra la producción, esta ley busca regular», remarcó Grosso quien además sostuvo que «es una ley contra la destrucción». Referentes de distintos bloques de Diputados indicaron que esperan poder avanzar con un dictamen conjunto en las próximas semanas.

PUBLICACIÓN DE DIARIO UNO